Este verano tiene prevista su apertura el Hotel El Llorenç, Parc de la Mar, en el centro histórico de Palma. El establecimiento, decorado por el reconocido interiorista sueco Magnus Ehrland, será un recinto único en Mallorca. Ehrland ha querido crear un nuevo concepto de hotel, con un estilo fresco y moderno, en el que confluyen elementos de la cultura árabe y mallorquina.

Este proyecto es una gran apuesta para nosotros, no solo por su dimensión sino por el merecido protagonismo que el decorador da a la iluminación. Su visión clara de lo quiere y su flexibilidad a la hora de estudiar nuevas propuestas hacen que trabajar con él haya sido muy constructivo.

La situación del hotel, en Dalt Murada, le otorga de por sí unas vistas privilegiadas y su orientación le proporciona luz natural durante todo el día. Para la noche, Magnus eligió una línea de iluminación que combina luminarias modernas con otras de diseño clásico y con la intención de crear un ambiente cálido y acogedor, pero también muy elegante. Con estas premisas de atemporalidad y elegancia hemos trabajado, desde la iluminación de la fachada hasta el spa, pasando por la recepción, habitaciones, restaurante, baños y solárium. 

Hotel El Llorenç

A continuación, os explicamos un poco las luminarias que hemos utilizado, pero antes conviene distinguir, en líneas muy generales, entre la iluminación técnica y la iluminación decorativa. Dicho de una manera muy básica, la iluminación decorativa, como su nombre indica, forma parte de la decoración del espacio. Podríamos decir que decora e ilumina, por este orden. En cambio, la iluminación técnica cede el protagonismo al espacio… aunque no siempre es así. Más adelante veremos que la iluminación técnica también puede cobrar protagonismo cumpliendo así dos funciones: iluminar y decorar, por este orden.

Para la iluminación decorativa habitualmente se utilizan apliques de pared, lámparas de suspensión, de pie o de mesa. Suelen ser un elemento más de la decoración de la estancia y proporcionan una iluminación ambiental. La iluminación técnica tiene la capacidad de conseguir el efecto lumínico deseado pasando desapercibida, integrándose de una manera natural o minimalista en el espacio, sin ser por sí misma el foco de atención. Permite jugar con el ángulo de apertura y de esta manera ceden el protagonismo a los objetos decorativos, a las líneas arquitectónicas o al espacio en sí. Normalmente se utilizan para ello luminarias de color blanco o neutro que van empotradas en los techos, como focos o perfiles, o también mini proyectores o apliques de superficie en pared pequeños y con un diseño sencillo.

Como hemos dicho, no siempre es así. La iluminación técnica también puede destacar y formar parte de la decoración del espacio que a la vez ilumina. Esto ocurre normalmente cuando utilizamos un color diferente del blanco que los haga destacar.

En este proyecto hemos trabajado con iluminación técnica tanto en un sentido como en otro. Así, el decorador eligió para las 33 habitaciones unos micro proyectores tubulares y orientables de Technical Arquitectural Lighting en color cobre, que se distribuyen estratégicamente en el techo. El mero hecho de que sean en cobre ya les confiere un protagonismo que no tendrían si fueran en un color blanco o neutro. También se ha utilizado en cobre el downlight Bonjour, de Flos.

En los escritorios una lámpara de mesa Tab T, también de Flos, aporta un elemento decorativo de líneas sencillas que encaja dentro de los ambientes tanto clásicos como más actuales. En cambio, para los baños se ha optado por una iluminación IP54 integrada con los downlights tubulares en blanco Smart Lotis de Modular cumpliendo la función de iluminar sin destacar más que por sus líneas sencillas.

Diferentes son las luminarias utilizadas en el gimnasio. Nos referimos a los plafones. También son una luminaria de carácter técnico, pero al ser el gimnasio un espacio amplio, ubicado en el sótano, que carece de luz natural, necesitaremos una iluminación más uniforme y potente. Para ello hemos propuesto las luminarias Flat Moon, de Modular, que además proporcionan un confortante efecto claraboya.

En todos los espacios comunes y zonas de paso conviven iluminación técnica, donde hemos hecho una clara apuesta por Kreon, y los apliques y lámparas de suspensión decorativas, de diversas marcas.

Los focos empotrables circulares de Kreon que hemos utilizado son los Aplis. Se caracterizan por las dimensiones mínimas de su acabado y la posición profunda de los leds, que suministran una sutil sensación de luz sin la vista incómoda de la fuente de luz. Utiliza los mejores módulos de leds de su categoría y ofrece una solución discreta pero funcional a la iluminación general o de acento en arquitectura.

En la misma línea, el Holon, que encontraremos también en el restaurante, es un downlight cilíndrico de superficie que se caracteriza por su forma compacta y luz confortable. La peculiaridad del Holon es que incorpora un ajuste giratorio de 360º y un ajuste angular de 90º que, combinado con la apertura elegida, resulta una herramienta de iluminación verdaderamente versátil.

En cuanto a la iluminación decorativa, las luminarias escogidas por Magnus Erhland, denotan su buen gusto y, colocadas estratégicamente en cada uno de los rincones que confortan las zonas comunes, aportan el glamour y encajan con el concepto de diseño que se persigue.

Por ejemplo, en el bar, lugar de encuentro por excelencia en cualquier hotel, destaca la originalidad de la lámpara de suspensión Ship Pendant, de Rothchilds, que combina la inspiración de la iluminación náutica con el metal pulido de lujo, y los miniproyectores acabados en cobre de TAL y que también hemos utilizado para las habitaciones.

En el restaurante, los sofisticados apliques Mondrian de Castrolighting llaman especialmente la atención. Su diseño está inspirado en las obras de arte únicas del pintor Piet Mondrian y se compone de varias piezas con formas geométricas cuadradas. Esta exclusiva pieza de iluminación a medida combina dos acabados diferentes, cepillados y martillados, aplicados a mano en el latón, en este caso niquelado en mate. La luz se esfuerza por transmitir el equilibrio a través de formas cuadradas que conducen a una difusión suave de la luz, otorgando al espacio circundante el ambiente acogedor de todos los tiempos.

Las lámparas de suspensión Sexta, de Santa&Cole, colocadas en los pasillos de la planta baja, como único elemento decorativo, simbolizan por sí mismas la elegancia. Su composición, un liviano círculo de pantallas de doble cara, le confiere un estilo sobrio con mucha luz y muy bien matizada, a la vez que renueva la vieja tradición de luminarias medievales de hierro con múltiples fuentes.

El punto fastuoso lo aportan las lámparas de Sans&Souci, todas ellas fabricadas en cristal combinado con metal. Diferentes diseños entre las Zore, SpaceBall y Simphony, crean un patrón único que proporciona un espectacular juego de contrastes.

Inspiradas en el mundo de la alta costura, un campo con el que el diseñador está muy familiarizado, destacan las Veli de la marca Slamp. Esta lámpara utiliza pliegues y drapeados perfectamente estudiados para formar volúmenes tridimensionales decorativos.

También resulta impactante la iluminación del spa con las luminarias diseñadas especialmente para este espacio. El interiorista tenía claro que quería encima de la piscina unas pantallas circulares muy concretas fabricadas con finas láminas de madera. Tuvimos que ingeniárnoslas para que cumplieran la normativa adecuada para la zona de aguas.

Y no nos olvidemos de la fachada. Para iluminarla hemos utilizado unos proyectores Climber de Flos, del mismo color que las barandillas, creando un juego de luces y sombras que resalta la sencillez de su arquitectura. Estas luminarias de exterior con luz LED y cuerpo de aluminio fundido van instaladas con un soporte compacto para conseguir precisamente una mejor integración arquitectónica. Además, llevan un revestimiento de alta resistencia que garantizan la impermeabilidad y asegura la uniformidad del haz luminoso generado por cada LED, manteniendo una eficiencia luminosa óptima.

En definitiva, una elegante mezcla de estilo, entre sofisticado, clásico y actual, que no dejará indiferente a sus huéspedes y visitantes. ¡En Espais i Llum estamos deseando ver el resultado final para seguir informándoos!